viernes, 23 de diciembre de 2011

En la final un emisario del Inter estuvo pendiente observando en Manizales el fútbol de su rival, que será Once Caldas.


El Internacional estuvo vigilando el juego de la final en Palogrande.

El conjunto Brasileño prevé dificultades, pues conocen la experiencia del oponente, además se preocupan por la altura del club colorado en la competición continental.

Va a ser complicado. Pero no hay rival fácil. Tuvimos el ejemplo del Tolima el año pasado -, dijo el presidente del Inter, Giovanni Luigi, en referencia a los Corintios en la eliminación de la pre-Libertadores del año pasado.

Uno de los miembros del comité técnico del Inter, el asistente de Maurice Dulac, viajó a Colombia para asistir al partido entre el Once Caldas y Junior de Barranquilla. Él va a salir con informes sobre las cualidades del equipo colombiano y el medio ambiente que el Inter se encontrará en el juego del 1 de febrero en Manizales.

La junta directiva ya está planificando el viaje. Dos temas están en estudio: la carga prevista, por lo que el elenco tendrá que acostumbrarse a la altitud, y el vuelo charter para aliviar la fatiga del viaje.

El duelo en Colombia será el segundo partido de la pre-Libertadores. El primero es el 25 de enero, en el Beira-Rio. Si pasa por el Once Caldas, la caída del Inter en el Grupo 1, con el Santos, Juan Aurich, Perú, Bolivia y un club.

El interés del Inter se encuentra en tres puntos: la experiencia de Once Caldas, campeón de la Libertadores en 2004 y responsable de la eliminación de la travesía el año pasado, la altitud de 2100 metros, y el hecho de que el segundo juego de estar lejos de casa.

En la foto el presidente del Inter Giovanni Luigi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

frases hermosas