jueves, 15 de diciembre de 2011

¡A jugar la sexta final!

Aunque ya no llovía en Bogotá y por el contrario hacía un sol espectacular e intenso, Santa Fe jugó frío y entumido, y perdió en su casa la posibilidad de avanzar a la final, tras perder 1-2 con el Once Caldas. (Así captaron las cámaras la victoria de Once Caldas).

El partido de la semifinal se reanudó a los seis minutos, luego de haber sido suspendido en la noche del miércoles por lluvia. Y ante cerca de 35 mil personas que en plena mañana dejaron sus ocupaciones para alentar, el equipo no respondió, lució impotente y se quedó con una nueva frustración.

De entrada hubo uno novedad: Gerardo Bedoya reemplazó a Juan Roa, quien se lesionó en la noche de este miércoles por el mal estado de la cancha, y así se reanudó el juego, que tuvo en principio domino del Once Caldas. Un Santa Fe desconcertado encontró un regalo, un despiste de la zaga manizalita que le cedió el balón a Omar Pérez, este asistió a Rodas y el atacante encaró, amagó, eludió, giró de un lado a otro buscando su ángulo y cuando lo encontró sacó su misil. Fue el 1-0 motivante: había fiesta en El Campìn.

El propio Rodas estuvo cerca de marcar el segundo, al quedar solitario en el área, tras un gran pase de Juan Carlos Quintero. Pero el atacante cardenal se sintió en fuera de lugar y falló.

Ese desperdicio lo pagó caro Santa Fe, que al minuto 42 vio como el paraguayo Jorge Núñez apareció en el área para sacar un remate que superó al portero Vargas. Fue el 1-1, y comenzaba el drama.

Un Santa Fe desconcertado no tuvo reacción en el segundo tiempo y muy temprano, en solo ocho minutos, Elkin Calle sacó un disparo que contuvo Vargas, pero en el rebote, Jhon Pajoy, solitario y en posición adelantada, remató y la pelota entró lenta y sutil en el arco cardenal, fue el 1-2, y aumentaba la angustia santafereña.

De ahí en adelante, el arquero Vargas se convirtió en figura, salvando su arco por lo menos en tres opciones claras del Once Caldas, que hizo ver inferior a Santa Fe.

Ya el trámite del juego fue de desespero local. Centurión terminó creando, Pérez caminando y el 'trencito' Valencia luchando impotente. Los minutos se agotaron, ante la angustia de la afición.

Un tiro libre final de Pérez fue el último suspiro. El aliento final de toda una afición estática en las tribunas. Pero el remate rasante no tuvo ruta de gol.

El pitazo final pareció revivir viejos fantasmas santafereños. Un estadio lleno, pero silencioso, triste y frustrado fue el marco que despidió la semifinal. Una leve pero eufórica algarabía se escuchó en oriental norte, la pequeña hinchada del Once Caldas celebró por que están en la final. Y Santa Fe, a seguir esperando....
El partido finalizó con disturbios fuera del estadio El Campín.

La final del balompié colombiano se jugará así: domingo a las 5:30 p.m., Junior vs. Once Caldas. Miércoles a las 7 p.m., Once Caldas vs. Junior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

frases hermosas