viernes, 27 de abril de 2012

El Once Caldas de 1986 dirigido por Francisco Maturana

Fue la primera experiencia como entrenador para “Pacho”, quien se había retirado como futbolista en 1983 y estaba ejerciendo su profesión de odontólogo en Medellín. Para la segunda mitad de 1986 Once Caldas entró en conversaciones con él para que hiciera parte del club.
Maturana, que había triunfado en Atlético Nacional, tuvo un buen paso por Deportes Tolima y otro aceptable en Atlético Bucaramanga, jamás había formado parte de la historia de Once Caldas. En aquel momento bajo el nombre de Cristal Caldas debido a su patrocinador.

El elenco de Manizales por ese entonces despidió al entrenador argentino Alberto Tardivo e intentó arreglar con Hernando Piñeros, pero este último solo estuvo 10 días en el club y se marchó.

Una fuerte crisis económica en el elenco “Albo” propició la salida de sus jugadores extranjeros, y fue ahí cuando pensaron en Maturana para que terminara el año de la mejor forma posible. “Pacho” en Medellín fue convencido por los uruguayos Aníbal Ruiz y Luis Cubillas para que iniciara su carrera como técnico.

En la jornada 11 del torneo Clausura de ese año debutó al frente del equipo caldense. Fue el 17 de agosto en el estadio Eduardo Santos de Santa Marta con derrota 2-0. A partir de ahí ligó una buena campaña con 6 triunfos, 6 empates y 3 derrotas.

Eso sirvió para que su equipo entrara en el Octagonal Final en busca del título. Ahí, fue inferior al momento de chocar contra escuadras de mejor plantilla y mayor presupuesto. Fueron 3 triunfos, 3 empates y 8 derrotas que lo dejaron en la Octava Casilla al final del torneo con 51 unidades.

El campeón ese año fue América de Cali, que lograba de paso su quinto título de manera consecutiva, sexto en su historia. El subcampeón fue Deportivo Cali y el tercer lugar quedó en manos de Millonarios, el goleador sería Héctor Ramón Sossa del Independiente Medellín con 23 anotaciones.

Un Once Caldas que priorizaba el respeto por el balón

Fiel a lo que fue siempre su filosofía y su forma de ver el fútbol, Francisco Maturana en tan solo seis meses le inculcó a sus dirigidos una manera de jugar que luego mantuvo a lo largo de su carrera. El toque del balón y el respeto por el mismo era la prioridad. También un trabajo defensivo con línea de 4 y marcación zonal.

Su equipo era de “Puros Criollos” liderado en el mediocampo por Alonso “Pocillo” López como conductor al lado de Alexis García y Ricardo “Chicho” Pérez. Adelante la magia de Rubén Darío Hernández, Jimmy Arango y Janio Cabezas.

En el arco James Mina Camacho y en la defensa se destacaba Wilman Conde con Manuel Rincón (Hermano de Fredy) y los laterales Alonso Palacios y Carlos Peláez. Tras esta experiencia pasó a dirigir al Atlético Nacional y desde ese momento en adelante una historia ya conocida con títulos pesados como el de la Copa Libertadores de 1989 y la Copa América 2001 con la selección Colombia.

Primera plantilla de Maturana:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

frases hermosas