sábado, 5 de enero de 2013

El mejor amigo de Messi juega en el Once Caldas.

Lucas Scaglia empezó su carrera futbolística junto al virtual ganador del 'Balón de Oro'.

La próxima vez que Lionel Messi llame a Lucas Scaglia, antes que preguntarle cómo se encuentra en Manizales o si el nuevo técnico del Once Caldas lo tendrá en cuenta para la nueva campaña, quizá indagará por la canción que suena antes de contestar su celular.

“Noche de arreboles como la de hoy, te incitan y te entregan al placer del amor” es el fragmento que se desprende del teléfono móvil de este argentino de 25 años, quien aparte de futbolista, es el mejor amigo del astro que este lunes podría recibir por cuarta ocasión consecutiva el ‘Balón de Oro’.

Scaglia juega desde mediados de la temporada pasada en el equipo blanco, pero su afición por la música del Joe Arroyo no es de escasos meses. “En 2010 vine de vacaciones a Cartagena con unos amigos y conocí a Stephanie (Oviedo), mi mujer. Desde entonces, cada vez que pude, así fuese de Grecia, viajé siempre para verla”, afirma el hombre que dice conocer la heroica como su natal Rosario.

“Soy un cartagenero más, juego de local ahí, es mi ciudad”, dice mientras intenta –sin éxito–, acercarse al acento costeño.

De lo que sí puede preciarse, es de haber crecido en el fútbol con el
crack del Barcelona. “A Leo lo conozco desde los cuatro años, cuando llegó a Newell’s (Old Boys). Hicimos todas las inferiores juntos hasta llegar a cancha de 11, cancha grande. A los 13 años se le presentó la opción de irse a Barcelona y a pesar de la distancia, la amistad siempre siguió”.

Desde entonces, el punto de encuentro es el mismo: Rosario. “Cada seis meses nos juntamos, comemos el asado y hablamos de todo”. El jueves 27 de diciembre fue la más reciente cita y en ella, ‘Cabeza’, como llama cariñosamente Messi a su entrañable amigo, le contó “lo hermoso que es Cartagena, lo amable de la gente en Manizales y la tranquilidad que hay en Colombia”.

Pudieron coincidir el año pasado en Bogotá, en la ‘Batalla de las estrellas’ que se jugó el 21 de junio en El Campín, pero Scaglia disfrutaba de Cartagena.
“Me invitó a verlo porque estábamos cerca, pero hacía rato no veía a mi mujer. Igual a los pocos días nos encontramos en Rosario”, contó Lucas.

Desde ‘pibes’

“Me pone contento verlo nominado de nuevo al ‘Balón de oro’ y batir récords porque vi todo el esfuerzo que hizo de chico y lo que la peleó para estar donde está”, agrega el cómplice de tantos sueños por los que corretearon en canchas rosarinas y que hoy lo ve como algo normal.

“No lo tomo como el mejor del mundo sino como Lionel Messi, el ser humano”, apunta con seriedad el jugador que comenzó pretemporada el viernes en Manizales.

Esa faceta humana de Messi a la que muchos quisieran llegar, es un privilegio para Scaglia, quien prácticamente es un tío más de Thiago, el primogénito del astro que nació en noviembre pasado. No sólo por la amistad con el padre, también por ser primo de la madre: Antonella Roccuzzo.

Fue él quien los presentó en Rosario, cuando ambos transitaban la adolescencia, y es testigo de excepción de la relación que soportó la distancia, el dinero y la fama.

Scaglia tiene una misión en mente: “Vamos a ver cómo hacemos para traérnoslo unos días a Cartagena y también al Parque del Café que me dicen que es muy lindo”.

Por lo pronto, mientras espera ilusionado que ‘Leo’ acepte algún día la invitación, seguirá disfrutando a la distancia de las noches de arreboles que propicia la mágica zurda de su amigo, esas noches de emociones que lo tienen muy cerca de volver a besar el balón dorado.


Fabián M. Rozo Castiblanco
Redactor de EL TIEMPO

No hay comentarios:

Publicar un comentario

frases hermosas