domingo, 7 de abril de 2013

1-2: Julián Viáfara y su Quindío frustraron el sueño de liderato del Once Caldas.


Con espectacular actuación del arquero ‘cuyabro’ y un tanto agónico de William Tesillo, los de Armenia llegaron a su primera victoria en la Liga y abandonaron el último puesto.


El encuentro que cerró la novena jugada del fútbol profesional colombiano se hizo de infarto. Once Caldas tenía en sus manos la oportunidad de hacerse con el liderato del torneo y Quindío debía ir por una victoria que le permitiera salir del fondo de la tabla.

Transcurría el minuto cuatro cuando se presentó la primera situación importante del clásico cafetero. Edwars Jiménez de manera alevosa le dio un codazo al volante del Quindío Mauricio Rodallega, lo que le significó que el juez central Luis Sánchez le mostrara la cartulina roja y tuviera que abandonar prematuramente el partido.

A pesar de la situación compleja que significó la expulsión de uno de sus mejores jugadores, el ‘blanco-blanco' de Manizales mantuvo su vocación ofensiva.

En los primeros 15 minutos era más en Once Caldas que intentaban resarcirse del hombre menos y con la apertura de las bandas se acercó a la portería defendida por el enorme en la noche del domingo Julián Viáfara.

Gilberto ‘Alcatraz' García al minuto 18 intento en dos remates seguidos sorprender al portero y capitán del onceno cafetero. A la altura de la mitad del primer tiempo era un partido parejo con opciones de gol para ambas escuadras.

Once Caldas se comportó como un equipo precavido y preciso que intentaba no perder el balón y se acercaba al arco rival a través de remates de media distancia. Quindío, por su parte, estaba a la caza de cualquier error de la escuadra blanca.

Y Quindío le encontraría fruto a su estrategia al minuto 32 en una jugada elaborada por Aldair Murillo, que entró al área y le cedió el esférico a Luis Alfredo Gonzales, encargado de rematar al arco y subir al marcador el primer tanto del encuentro.

Después del gol los ‘cuyabros' arrinconaron en su propia área al conjunto blanco que, confundido, no tuvo más remedio que esperar a que el árbitro señalara el término de la primera parte para tratar de recomponer en el intermedio.

Al volver del receso el Once Caldas intentó tomar las riendas del partido y generó jugadas de peligro con remates que llevaban sello de gol. Viáfara una vez más ‘voló de palo a palo' para desactivar los disparos de Mario Alejandro Gonzales, Gonzalo Cabrera, Gilberto García y Sergio Romero.

El desesperado Once ya no sabía qué más hacer para llegar a la igualdad. Los tiros libres de ‘Alcatraz' García esta vez no tenían el destino deseado. Aunque se percibía el empate, pasaban los minutos y este nada que aparecía.

Pero no era en los pies del talentoso defensor García en los que estaría el gol blanco sino en los de César Arias, quien al minuto 85, con tan sólo 40 segundos en la cancha, logró a través de un disparo cruzado quebrar la resistencia de Viáfara.

Parecía que la igualdad a uno estaba sentenciada en el Palogrande pero no fue así: el equipo dirigido por Eduardo Cruz se despertó, sacó las últimas fuerzas que le quedaban y en tiempo de reposición (90+1') aprovechó los errores compartidos de la defensa alba y su arquero José Fernando Cuadrado para, por medio de cabezazo de William Tesillo, sentenciar el juego en 1-2.

Con este resultado el Once Caldas llegó a 15 puntos y ahora es el sexto de la tabla. Por su parte, Quindío abandonó la última plaza que ahora ocupa Patriotas.

La figura: Julián Viáfara, el portero de los ‘cuyabros' se lució con grandes atajadas.

El dato: la última vez que el Quindío le había ganado al Once Caldas en su patio había sido el 21 de septiembre de 2012. En ese encuentro anotaron para los de Armenia Sergio Herrera (2) y Juan Fernando Caicedo

La cifra: 15 mil personas disfrutaron del partido en el estadio Palogrande de la ciudad de Manizales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

frases hermosas