jueves, 20 de junio de 2013

Once Caldas quedó mal parado luego del empate ante Deportivo Cali.

Independiente Santa Fe resultó ser el beneficiado de la jornada.

Once Caldas quedó mal parado en el cuadrangular A tras su empate en casa y la victoria de Santa Fe. El blanco tenía la victoria en el bolsillo y se le escapó sobre el final. Cuando muchos hacían cuentas de los tres primeros puntos, Édixon Perea apareció y empató el partido. Con ese 1-1, Cali sumó su segundo empate, mientras que el Once se quedó apenas con un punto.

El local salió a imponer condiciones con un remate de Cabrera que pasó rozando el palo al minuto 3. Respondió Lizarazo un minuto después con un zurdazo que asustó a Cuadrado. Pegó primero el Once. Jamel Ramos levantó un centro desde la derecha y Edwards Jiménez la puso de cabeza en el ángulo. Golazo. Ni Mondragón se quiso perder el tanto del delantero.

Con el gol, el blanco se paró mejor en el campo. Cali inquietó a Cuadrado, pero este siempre lució bien parado. Manga Escobar fue el dolor de cabeza de los defensores locales, que nunca encontraron la fórmula de parar al habilidoso delantero.

La charla técnica caló mejor en los de Leonel. Salieron con mejor propuesta y convirtieron en figura a Cuadrado, que sacó varios remates con destino de gol. El Once volvió a tener la más clara, nuevamente con Edwards Jiménez. El atacante cabeceó un nuevo centro de Jamel Ramos, pero esta vez el palo ahogó el grito de gol de los casi 15 mil hinchas que se pararon de sus sillas. Pudo ser la puntilla final. Allí el Cali cobró vida.

Muchos aficionados ya celebraban la victoria. Pero Édixon Perea se encargó de silenciar el Palogrande, que quedó mudo como en el minuto de silencio al comienzo del partido en memoria de un reconocido narrador deportivo. Un balón que quedó en el área lo aprovechó el delantero, que con ese tanto le dio vida a su equipo y al Once lo dejó casi que liquidado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

frases hermosas